lunes, 8 de junio de 2009

> PERRAS CALLEJERAS

Uno de los últimos coletazos del cine quinqui, dirigido por el padre fundador de esta modalidad autóctona de exploitation (¿quizá la única?): José Antonio de la Loma. No es tan buena como PERROS CALLEJEROS, pero tiene suficientes elementos de explotación como para darle una oportunidad. El primero y más importante, el protagonismo de Sonia Martínez, la presentadora infantil de "3, 2, 1... ¡Contacto!" y "Dabadabadá", que acababa de salir destetada en el Interviú, había sido despedida de TVE, y era carne de fiestas y guateques de mala reputación. Probablemente De La Loma viera en ella la nueva encarnación del Torete, un nuevo modelo de joven descarriada, famosa, con dinero y sin prejuicios, muy propia de la España moderna y nuevaolera de los 80. Pese a Sonia, sus pechos, los pechos de Teresa Giménez, una panda de transexuales reales, y el simpático cameo de Luis Cuenca, PERRAS CALLEJERAS no cumple las expectativas de tan fascinante título, resulta demasiado blanda y desganada, aunque sin caer en la moralina ejemplarizante de otros títulos quinquis. Lo mejor de la peli es la banda sonora, un pegadizo pastiche de electro a lo John Carpenter y pop siniestro ochentero, compuesto por Mario Balaguer y Enrique Milián, que si fuera reeditada hoy podría formar parte de una sesión de DJ de Kavinsky o Zombie Zombie. Se incluye también la actuación de la banda barcelonesa Cristal Oscuro, de Tony Roldán, Josep Giberga y Jaume Aresté, en la misma onda new romantics (ver videos).


0 comentarios: