viernes, 19 de febrero de 2010

> Festival Offscreen 2010


Este joven festival belga lleva este año a Bruselas un buen puñado de joyas de la exploitation, nada más y nada menos que 15 míticos spaghetti westerns, 8 pinku eigas de los 70, y 8 pelis de Jess Franco (ver Franconomicon). Y además en versiones originales subtituladas de 35mm, como exige el auténtico espíritu grindhouse. Algunos de los títulos que mataría por ver en pantalla grande son Y DIOS DIJO A CAÍN (Margueritti), DEATH RIDES A HORSE (Giulio Petroni), EL GRAN SILENCIO (Corbucci), EL HALCÓN Y LA PRESA (Sollima) y ORO MALDITO (Giulio Questi), y por supuesto el ciclo entero del tío Jess y el de pinku eiga, que incluye titulazos como SEX & FURY y STAR OF DAVID de Norifumi Suziki o la trilogía de FEMALE CONVICT SCORPION de Meiko Kaji dirigidas por Shunya Ito (ver esto en cine panorámico debe ser algo casi sexual). Vamos, que la cosa no podía ser más acojonante. Yo estoy por irme en vuelo lowcost.

http://offscreen.be/thefestival/

domingo, 14 de febrero de 2010

> EL MONSTRUO MENSTRUANTE DE PUNCAK


No tengo palabras. Parece un cruce entre la Troma, Betty la Fea y SCARY MOVIE. La peli que va de un fantasma con menstruación ha desatado las iras de los musulmanes indonesios, que no ven de recibo tener que aguantar tamaño ataque contra los principios islámicos. A pesar del gore y de los despelotes de la estrella Andy Soraya, no van a emitir una fatwa contra la película.

sábado, 13 de febrero de 2010

> Llega CINESHOCK!


Por fin en Madrid se pone en marcha algo que podría convertirse en cita imprescindible con el mundo de la exploitation, la serie B y el cine de género. Se llama CINESHOCK y para empezar se atreve a abrir una sala de los míticos cines Luna para proyectar DEMONS de Lamberto Bava. Qué mejor película para convertir un cine abandonado, situado en una plaza llena de putas y yonkis, en el templo del terror que necesita una ciudad como esta. Detrás de CINESHOCK están Julio Prieto, Popy Blasco, Agnes La Sucia y Andrés Aberasturi, que esperan encontrar patrocinador para continuar con el plan. Así que os quiero a todos allí, el viernes 19 a partir de las 22,30. ¡Además es gratis!

INFO: www.cineshock.es y también en Facebook

miércoles, 9 de diciembre de 2009

> VISIONES EXPANDIDAS (5)


(ESPECIAL JOHN HOUGH)
Accidentalmente, por alguna especie de sincronía cósmica inexplicable, me he visto arrastrado a ver varias pelis de John Hough en un estrecho periodo de tiempo. No es un director que tuviera en mente como alguien a quien repasar, ni tampoco tenía claro cómo clasificarlo. Después de ver unas cuantas películas suyas, tampoco es que se pueda decir mucho de su sello personal, quizá que es un director elegante, tirando a clásico, y con un poco frecuente interés por la música. LA LEYENDA DE LA MANSIÓN DEL INFIERNO (1973) es seguramente su gran hit, una adaptación literal de la novela de Richard Matheson, que empieza muy bien, con un tono documental muy frío y técnico, algo insólito en el género de casas encantadas (aunque THE HAUNTING de Robert Wise iba por ahí pero con más sobriedad y cautela), pero acaba pareciéndose a un episodio de Scooby Doo. Lo mejor de la peli es sin duda esa banda sonora con ecos cósmicos alemanes de Brian Hodgson y Delia Derbyshire, compositores preocupados por los sintetizadores y la música concreta, responsables también de las cacofonías electrónicas de DOCTOR WHO. INCUBUS (1981) no se anda con tantas exquisiteces y se atreve con lo que luego conoceremos como terror ochentero: sangre, látex y tetas. De alguna forma la película es un fósil transicional entre el terror gótico y un terror más corporal y sexual, entre la Hammer y Cronenberg, podríamos decir, y eso la hace bastante atractiva y bizarra.  La participación de John Cassavettes como protagonista es otro plus. Y una vez más la música revaloriza su visionado, gracias a las distorsiones (algunas recuerdan a LA MATANZA DE TEXAS) de Stanley Myers y a la aparición del grupo Samson de heavy metal con un Bruce Dickinson preIron Maiden, con un videoclipazo macarrónico y satánico metido a capón en el film. ESCÓNDETE Y TIEMBLA (aka AMERICAN GOTHIC, 1987) es un slasher crepuscular anclado ya en la decadencia del subgénero. El punto de partida es muy bueno, ni más ni menos que el famoso cuadro American Gothic de Grant Wood, icono del horror vernáculo norteamericano, y el planteamiento de que ese horror se cruzara con una panda de adolescentes contemporáneos (un poco como CURSO DEL 63 de A3). Este choque de tradiciones se resuelve de forma algo rutinaria, pese al excepcional casting con Rod Steiger, Ivonne de Carlo y Michael J. Pollard, y algún que otro momento grotesco y enfermizo. Pero mi favorita sería sin duda DIRTY MARY, CRAZY LARRY (1974), una exploitation puramente yanqui (a pesar de que Hough es inglés), al estilo AIP (James Nicholson producía, recién salido de la factoría de Arkoff) y con Peter Fonda, Susan George y Adam Roarke. Pionera de las auténticas road movies como VANISHING POINT y película de culto total: maravillosos diálogos, interpretaciones, música, persecuciones y un final que corta el aliento. Eso sí, la huella de John Hough aquí es difícil de encontrar.





martes, 1 de diciembre de 2009

> Adiós a Paul Naschy


Nunca he sido muy fan del tío Paul, pero su legado al cine de exploitation patrio es intachable, al igual que su férreo y obstinado compromiso con el "fantaterror", una cosa algo rancia y artrítica, pero que tiene legiones de seguidores y puso a España en el mapa del cine de terror. En plan anécdota, un amigo mío me contaba cómo veía a Paul Naschy (hasta hace unos pocos meses) en un gimnasio del centro fortaleciendo sin descanso ese pecho lobo que le hizo famoso. Y es que Naschy, como Lugosi, nunca se rindió. El año que viene le veremos más allá de la tumba en LA HERENCIA VALDEMAR, y nos despediremos de él como es debido.

En el Youtube, una de mis favoritas suyas.

viernes, 13 de noviembre de 2009

> FILMEFOBIA (Kiko Goifman, 2008)



El cine mondo sigue vivo, y parece que anda buscando nuevas formas de expresión para adaptarse a los gustos del público del siglo XXI. FILMEFOBIA es un curioso experimento mondo brasileño dirigido por un documentalista que parte de esquemas clásicos del género, investigar el típico tema sensacionalista (las fobias), para luego subvertirlos completamente en busca de lenguajes más contemporáneos y posmodernos, consiguiendo una especie de making off ficticio de un falso documental; una pirueta metacinematográfica que se sostiene sólo a ratos pero que resulta simpática. Los orígenes son más que evidentes y Goifman tampoco se molesta en ocultarlos: los falsos documentales de José Mojica Marins (que interviene en la peli a modo de consultor) como O DESPERTAR DA BESTA, es decir, un grupo de expertos e investigadores se reúnen para tratar un tema y sus experimentos se intercalan a modo de piezas breves. En FILMEFOBIA el experto es un personaje llamado Jean Claude, y su equipo es el propio director, el cámara y una chica de foto fija. Jean Claude, enfermo de SIDA y a punto de perder la visión, somete a los voluntarios a unas extravagantes pruebas que los sumergen en sus fobias personales, con el propósito de captar con la cámara el rostro del auténtico terror: el rostro del fóbico perdiendo totalmente el control al enfrentarse a su fobia. Es aquí cuando la película empieza a abandonar los terrenos del documental y se pierde sin despeinarse por los de la ficción (EL FOTÓGRAFO DEL PÁNICO) y el cine más bizarro; y cuando empezamos a notar que lo que interesa a Kiko Goifman es en realidad la pura estética de unos experimentos que van desde la maquinería grotesca de la saga SAW, a artilugios propios de una instalación de arte contemporáneo. Estas escenas, sin duda lo mejor de la película, son en sí mismas otra muestra de hibridación de géneros y de influencias; un batiburrillo de referencias, entre lo pedante y lo obvio, que consiguen un ambiente sórdido y arty a la vez: videoclip, cine experimental, serie B, accionismo vienés, sadomasoquismo, nueva carne, snuff, mondo, arte conceptual y surrealismo. De todas ellas, me quedo con la imagen que abre la película: una playa vacía, una silueta que se acerca corriendo desde el fondo, dejan a un tipo atado en la arena en primer plano, la silueta se acerca y vemos que es un enano desnudo y saltarín que empieza a restregarse con el hombre atado; un momento digno de un film-pánico de Fernando Arrabal. Y en el polo opouesto, la imagen más insoportable, de reminiscencias buñuelianas: la del ojo atravesado por una aguja, una operación ocular real que le hacen a Jean Claude; menos gore, eso sí, que la que también se haría Mojica Marins en INFERNO CARNAL. FILMEFOBIA no inventa nada nuevo y tampoco logrará impactar al espectador encallecido del género, pero su descaro a la hora de mostrar impúdicamente sus cartas y sus trucos hacen que se deje ver con complicidad y buen humor. Ahora, si alguien pretende tomársela en serio (incluido su director), apaga y vámonos.

martes, 3 de noviembre de 2009

> Semana de Terror de San Sebastián (y 3)

wow.jpg wow image by buxtehuderocks

Se me acabó el festival. Lo de ayer estuvo bastante mejor, hubo más variedad en la pantalla, la chusma no dio tanto por culo, y hasta me encontré con Sara Torres que, ahora como espectadora, compartía bastante mis opiniones sobre la programación (ella fue la verdadera propulsora del festi en su época gloriosa). Por la tarde fui a ver DREAD (Anthony DiBlasi, 2009), basada en un relato de Clive Barker que yo recordaba como algo bastante enfermizo y malrollero, claro que tendría 20 años menos cuando lo leí. El caso es que la película es bastante chorras, parece un capítulo de una serie de Josh Whedon orientada a newmetaleros nihilistas, o sea, un camelo inofensivo pero aparente. En ocasiones recuerda hasta a TESIS, como bien recordó algún espectador inspirado. Pobre Barker, se ha convertido en la J.K. Rowling de los emos. Quien dice emos, dice neogóticos, primitivos modernos, darks... DREAD es una película apta para todas las tribus. ARBEIT FÜR ALLE es un corto alemán rodado como un publireportaje, con apoteosis zombi final y humor ácido comprometido socialmente. El mensaje pro-becarios/mileuristas arrasó entre el público del Principal. No está mal, me recordó a aquel corto también alemán sobre seguridad en el trabajo que desembocaba en slapstick gore. GRACE (Paul Solet, 2009) es una (des)agradable rareza que parece escrita por Larry Cohen y rodada por el Todd Haynes de SAFE. Hay un bebé que mama sangre, crítica corrosiva contra la homeopatía y las medicinas alternativas, y un tono gélido y distante que a veces resulta un poco forzado, pero mola. También me recordó a ratos a INSEPARABLES de Cronenberg. Los referentes están bien mezclados y se agradece que nos saquen de las dos o tres fórmulas de moda. Y para finalizar, de parte del ciclo de Métal Hurlant, pusieron LE DERNIER COMBAT (1983) de Luc Besson, que (afortunadamente) provocó oleadas de deserciones en el patio de butacas, con lo que la pudimos ver tranquilamente y con la boca cerrada, como los personajes de esta fábula apocalíptica pero entrañable que nos devuelve a los festivales de cine fantástico de antes.

Me quedo con ganas de ver la expo de Giger, que Palacios me recomendó vivamente, y alguna peli como DEAD SNOW (Tommy Wirkola, 2009) o TRIANGLE (Christopher Smith, 2009) . Pero visto lo visto, tampoco es que me consuma la rabia. Por cierto, ¿sabéis que hoy proyectan LA NOCHE DE LOS MUERTOS VIVIENTES de Romero coloreada y en 3D? Pues eso, así están las cosas.