sábado, 17 de octubre de 2009

> VISIONES EXPANDIDAS (4)

THE SAVAGE SEVEN

El EASY RIDER de Sam Arkoff se adelantó a la película de Dennis Hopper en muchos aspectos y propuso al género motero como el heredero natural del western americano. Hell-angels contra indios, y luego todos juntos contra el sistema, cuando descubren que unos y otros comparten el mismo espíritu de rebeldía anticapitalista. Dirigida por una autoridad en la materia, el siempre interesante Richard Rush (HELL ANGELS ON WHEELS), con un reparto de incondicionales: Adam Roarke, Larry Bishop (que hace poco dirigió HELL RIDE sin mucha inspiración), Max Julien (THE MACK) y John "Bud" Cardos. Chirría un poco la subtrama romántica interracial, pero el resto de la peli es muy potente, ácido, macarra y 100% disfrutable. La banda sonora incluye temazos de Cream, Iron Butterfly y Johnny and the Hurricanes.

VIVA LA MUERTE... TUYA
No soy muy amigo de los spaghetti-westerns cómicos y Duccio Tessari es uno de sus especialistas (VIVOS O PREFERIBLEMENTE MUERTOS), pero este merece la pena por al menos una secuencia mítica: el ataque a una mina, una batalla frenética con docenas de extras en un espacio enorme con múltiples niveles (interior, exterior, en altura, bajo el suelo...), magistralmente dirigida por Tessari, con un ritmo espectacular y una puesta en escena insólita que incluye travellings vertiginosos, unos planos cenitales sobre un pozo realmente conseguidos y una coreografía dentro del plano que parece pensada ex profeso de cara al montaje. En mitad de esa larga secuencia Víctor Israel hace una de sus memorables apariciones. Además Franco Nero y Eli Wallach forman el dúo protagonista con una química perfecta. Luego la cosa se vuelve más convencional, pero no menos entretenida. Música de Giani Fierro y Morricone. Cuidado con la versión española que está cortada, para variar... En el mismo año, Fernando Arrabal estrenaba su delirio autobiográfico/surrealista VIVA LA MUERTE, así que supongo que el guiño del título es intencionado.

LA MANSION DE LA NIEBLA
Curioso el debut del director Francisco Lara Polop (habitual años más tarde de los cines "S"), que se marca una de "atrapados en el caserón" al estilo clásico, pero con un par de variaciones que convierten a esta olvidada película en un título a revisar. La presentación de personajes, un trámite del subgénero por lo general bastante aburrido, lo solventa Polop con una serie de secuencias sin diálogos y en movimiento constante, a lo largo de una carretera por la que circulan los protagonistas en diferentes vehículos que los describen automáticamente. Un comienzo realmente eficaz e inspirado. Me gustó también la "inmersión en el terror" que hace Ida Galli en la mansión, poniendo a los personajes en una situación de ruptura total con la realidad con una naturalidad escalofriante. En ese momento la película adquiere texturas lovecraftianas, pero luego se diluyen entre flashbacks innecesarios y convenciones más propias de un whodunit al uso. Algunos trucos visuales y fantasmales apariciones (el chófer y la vieja) remiten a Bava, o incluso al Fulci más sobrenatural, pero se quedan en eso, en visiones fugaces.

4 comentarios:

absence dijo...

La mansión de la niebla era la peli que mi padre alquilaba en Super 8 para pasar en mis fiestas de cumpleaños. Supongo que entonces yo ya era un enfermo.

aleXz dijo...

Qué grande tu padre! Hace poco estuve tentado de comprar ese Super 8 en una subasta, ya ves.

Anónimo dijo...

me encanta este blog! compartimos gustos y me nutro de tus datos y videos... específicamente sobre tu comentario sobre the savage 7, me gustaría decir que adhiero pero que habría que nombrar a the wild angels, la peli de corman de 1966, como indiscutida matriz, tanto de easy rider como de las otras del género...

abrazo!

lucio

aleXz dijo...

Bienvenido, lucio. Gracias por tus comentarios y aportes!